Fomentar la ciencia desde la universidad hacia la escuela secundaria, a través de la educación ambiental

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Alumnos de seis establecimientos de gestión pública, participantes de un taller de la UTN Avellaneda, recorrieron las quintas de Sarandí.

El Laboratorio de Cultura Científica Tecnología y Educación (CiteLAB) es el proyecto de fomento de la ciencia y la tecnología desde la universidad y hacia las escuelas secundarias de gestión pública que lleva adelante el Instituto de Educación No Formal de la Facultad Regional Avellaneda de la Universidad Tecnológica Nacional.

Se trata del tercer año de desarrollo de la propuesta, y que en esta primera mitad de 2016 involucra a seis cursos de quinto año de las siguientes escuelas secundarias de la zona de Avellaneda y alrededores: Escuela N.º 2 de Wilde, Escuela N.º 4 de Gerli, Escuela N.º 9 de Villa Domínico, Escuela N.º 11 de Sarandí, Escuela N.º 18 ENSPA (Escuela Normal Superior Próspero Alemandri) de Avellaneda y Escuela N.º 26 de Villa Domínico. Más de 150 alumnos participan de las clases teóricas y prácticas cuya propuesta se basa en la educación ambiental, con el objetivo puesto en el análisis, la comprensión de características y la propuesta de mejora para la zona de quintas de Sarandí, el espacio físico elegido como foco del proyecto.

La visita a las quintas

Las quintas de Sarandí se encuentran a pocos kilómetros del centro de Avellaneda, delimitadas por los arroyos Sarandí y Santo Domingo, la autopista Buenos Aires – La Plata y el Río de la Plata. Organizados en dos visitas, los estudiantes recorrieron el lugar para conocer la realidad de la zona y poder hablar con sus habitantes y con los trabajadores de la cooperativa que se encuentra allí dentro.

Los alumnos iniciaron el recorrido por la orilla del Río de la Plata y luego se organizaron para tomar muestras de agua de los arroyos (que posteriormente serán analizadas en su composición y características en los laboratorios de Ingeniería Química de la UTN Avellaneda). Más tarde, recibieron una charla por parte de los integrantes de la Unión Solidaria de Trabajadores de Villa Domínico, visitaron las huertas y las bodegas donde se produce el famoso “vino de la Costa” y tuvieron la posibilidad de entrevistar a los vecinos y trabajadores de las quintas, quienes les contaron acerca de la forma de vida en el lugar, el tiempo que llevan habitando allí y si existe alguna problemática en la zona relacionada con la contaminación.

“Es muy interesante la visita, es necesario que los jóvenes sepamos de esto para poder ayudar a reducir la contaminación. Somos muchos los que contaminamos, pero el cambio empieza por nosotros. Necesitamos más espacios verdes”, comentó Adriana, alumna de la Escuela N.º 11. “Sería bueno comprometernos todos a ayudar para mejorar el lugar”, agregó Belén, estudiantes de la Escuela N.º 2.

“Formar parte de este proyecto sirve para que los chicos tomen conciencia, los veo entusiasmados y les aporta conocimiento sobre cosas que para ellos eran desconocidas, e incluso para nosotros”, explicó Elsa, una de las docentes que acompañó a los grupos durante la visita. Y en el mismo sentido se expresó Florencia, profesora de Geografía: “Al trabajar en vínculo con la Universidad, los alumnos ven que es accesible llegar a la Facultad”. “Con este taller reconocen problemáticas del lugar, y a nosotros como docentes nos nutre de temas que pueden profundizar luego en el proceso de enseñanza”, agregó.

Continuidad del proyecto

La experiencia del taller del CiteLAB continúa con las prácticas de los alumnos en los laboratorios de la Facultad y también con un proyecto que apunta a lo comunicacional, ya que los estudiantes participarán del programa de radio “Universidad + Comunidad” –que se emite todos los lunes de 14 a 16 h por La Tecno 88.3 (la emisora de la Regional Avellaneda)–, espacio en el que explicarán el desarrollo del proyecto y los alcances y conclusiones obtenidos.

Comments are closed.